Archivo de la etiqueta: Batasuna

La reubicación del nacionalismo navarro

http://nabaizaleoknabai.wordpress.com/2011/02/27/la-reubicacion-del-nacionalismo-navarro/

Ander Muruzabal en Aberriberri

La pregunta que nos hacemos todos estos días con la salida de EA de Na Bai y su más que previsible préstamo de sigla a la Sortu en la Sala de Espera es: ¿Cómo se va a reubicar el espacio nacionalista en Navarra? En este artículo trato de hacer un poco de historia… de alguna manera saber de donde venimos para adivinar a donde podemos llegar.

Es evidente que el nacionalismo vasco en Navarra se sitúa en lo social más a la izquierda que el nacionalismo vasco de la CAPV, eso ha sido siempre así por un motivo sociológico y es que el PNV era lo suficientemente fuerte en la CAPV para representar la oposición al régimen anterior, mientras que en Navarra era una fuerza minoritaria que apenas tuvo incidencia en la oposición franquista que fue más responsabilidad de grupos de izquierda y de los sindicatos, los miembros activos nacionalistas se coordinaron con este tipo de movimientos al no existir estructuras propias de resistencia.

Terminado el régimen anterior estos grupos con un fuerte componente izquierdista fueron los que recogieron mayoritariamente el voto de la oposición, baste recordar aquí UNAI y ANIZ, a los que habría que sumar las Agrupaciones Independientes de Merindad que tanto éxito obtuvieron en las primeras forales (quizás la primera Na Bai con todas las matizaciones que se quiera) con un fuerte componente nacionalista y el PNV (UAN). La reestructuración del panorama electoral navarro por el desmembramiento de estas coaliciones de izquierdas alentado por el PSOE, el desmantelamiento de las Merindades como circunscripción electoral, el giro político del PSN con su separación del PSE y el nacimiento de HB dieron al traste con este panorama inicial que pasó a tener un aspecto distinto.

Se crea la izquierda españolista PSN con un importante halo reformador y democrático, aún no había empezado el saqueo a las arcas públicas, se consolida un espacio de izquierda con un fuerte componente nacionalista y una ideología social radicalizada como consecuencia de ETA y la ocupación del espacio socialdemócrata por el PSN y se define un nacionalismo institucional en torno al PNV y con posturas nacionalistas no radicalizadas y anti-ETA. Así ese 60% de la Navarra progresista (a día de hoy la foto sigue siendo muy parecida) se divide en dos partes similares: la izquierda españolista agrupada en torno al PSOE y con una presencia testimonial de IU (30%) y el nacionalismo vasco dividido en dos partes; HB (20%) y PNV y algunos nacionalistas independientes (10%).

En este contexto se produce el error clave del PNV en todo el proceso de la Transición inconclusa de Navarra; fiarse del PSN, esto ya es algo recurrente en el nacionalismo navarro, y no haber mandado a Arzalluz a la recogida de la remolacha en Auckland donde al parecer este tubérculo tiene gran salida. Como consecuencia de la gracieta el PNV es desintegrado en Navarra por su propia Asamblea Nacional en los instantes previos a unas elecciones generales propiciando el momento histórico en el que HB obtiene un Diputado al Congreso. Momento que convenientemente mitificado por los filósofos de la Herriko, se convierte en la hegemonía de la izquierda abertzale en Navarra, mito que como se comprueba a diario en este y otros foros sigue vivo entre los asiduos de las Tabernas abertzales, aunque la realidad sea tozuda y les demuestre día a día lo contrario.

Evidentemente en las siguientes elecciones las cosas vuelven a la normalidad con el nacimiento de EA, que se proclama a si misma socialdemócrata acorde con esa tendencia sociológica del nacionalismo navarro, en la que yo mismo me encuentro, y para marcar señas de identidad frente al PNV, añadiendo otro elemento novedoso para el nacionalismo; el ámbito de decisión navarro, que tanta influencia tendrá en la evolución posterior de todo el nacionalismo navarro. Y EA obtiene un magnífico resultado electoral (4 escaños) superando los resultados históricos del PNV y recortando las diferencias con HB. Pero no hay que olvidar que bajo el nombre que fuera se trataba del mismo nacionalismo institucional que tenía como objetivo gobernar, como es lógico en coalición, para terminar la Transición navarra, a día de hoy todavía inconclusa. El PNV por su parte fue barrido de las urnas.

A partir de ese momento las fuerzas abertzales navarras evolucionan en dos direcciones cada vez más divergentes; unos empeñados en seguir haciendo el bestia y socializar el sufrimiento (No conozco al autor de OLDARTZEN pero no merecería menos años de cárcel que los que le cayeron a De Juana) y alejar cualquier posibilidad de arraigo del nacionalismo en Navarra y otros empeñados en hacer crecer “su” nacionalismo cívico moderadamente progresista a base colaborar con otras fuerzas y hacerse ver como gente seria capaz de gobernar (el personal batasuno seguía a la suya con la Kale Borrika, impuesto revolucionario, y la amenaza, mientras que sus “colegís” de la kaputxa se cargaban un concejal aquí, un par de guardias allí y alguno que pasaba cuando no debía, cumpliendo con su OLDARTZEN a rajatabla).

Así las cosas, la evolución fue la lógica con altibajos en función de las barbaridades que a ETA se le ocurrieran cometer en torno a las elecciones, hay que reconocerles su manejo de los tiempos electorales y su capacidad de influir en los resultados, un continuado descenso de la IA y un mantenimiento con ligera tendencia al alza del nacionalismo institucional, ya con EA coaligada con el PNV, pero, eso si, creando la figura del abertzale “huérfano político”, que tan bien definió un conocido artista navarro, carne de abstención, a mayor gloria de una clase política y un partido que jamás habrían existido en una situación política normalizada: UPN. Todo esto hasta que ocurren dos cosas simultáneamente que dan un vuelco radical al panorama, una pública reconocida y reconocible; Lizarra-Garatzi y otra más desapercibida pero donde ya se puede ver, esta vez si, claramente el origen de Na Bai; La Ponencia “Zabal Zabalik” de EA.

La primera dará origen a la tregua y a Euskal Herritarrok que apoyada en la tregua y en el ansia de paz obtiene unos resultados abultados. Muchos cometieron el mismo error que están tentados de cometer ahora y que se resume en el ya conocido “y por la paz tres avemarías”. Los que no vimos en Lizarra más que una OPA hostil del MLNV sobre todo el nacionalismo vasco amparada en el chantaje de la violencia no nos llevamos ninguna sorpresa… Fracasado el intento de “sustituir” al PNV, a ETA no le costó ni un minuto volver a las andadas. Pero, el fracaso de Lizarra tuvo una consecuencia inesperada; la “traición” de Aralar cansados ya de “perder siempre” y de depender políticamente del humor con que se levantaban unos pistoleros iluminados, cada día menos políticos y más cercanos a la Mafia siciliana.

En el campo del nacionalismo institucional de Nafarroa, pasado ya el sinsabor del fin abrupto de Lizarra, se abría paso algo ilusionante y que llevaba ya un par de años en la cocina, y que a la postre sería el detonante de mi salida de EA; “Zabal Zabalik” (Puertas Abiertas), os pego el enlace donde hoy todavía se puede leer: http://www.hamaikabatnafarroa.com/?p=114, una apuesta por un nacionalismo integrador y transversal en Navarra que se parecía bastante a esa Nafarroa Bai de 2007. La derrota de Zabal Zabalik en el Congreso de Gasteiz  supuso la salida de algunos miembros de EA y su pase a las filas del Orfanato Abertzale Navarro.

Pero volvamos al otro campo. Una vez consumada la salida de Aralar de la IA, su confluencia con EA no era más que cuestión de tiempo, era más lo que les unía que lo que les separaba, sobre todo en una Navarra con EA como referente del nacionalismo “constructivo”… Y en un experimento electoral, había que dotar de voz a la Navarra silenciada en Madrid, nació como sin querer Nafarroa Bai y a todos nos pasó la ola por encima, puesto que para sorpresa de propios y extraños movilizamos el Orfanato. La repetición del experimento, esta vez a escala foral, nos llevo al éxtasis… vislumbramos de golpe la posibilidad de “cambiar” Navarra, de normalizar el euskera, las relaciones con la CAPV, de reformar el Amejoramiento, de dar voz a los navarros, de aplicar políticas sociales y de mandar a Sanz a “esparragar”.

La pena es que también lo vio Sanz; la manifestación del “Navarra no se vende”, el “agostazo”, la ruptura con el PP, la puñalada trapera al CDN y el “amancebamiento” con el PSN son muescas en el revolver de Nafarroa Bai. Más pena es que lo viese también la IA a la que el mito de la hegemonía en Nafarroa se le fue directamente por el retrete, el “zapatazo” en Iruña es de los que escuecen décadas, ante la sorpresa e incredulidad de todos, incluido Rubalcaba al que casi le sale mal el cálculo, más vale que al final coló la lista irundarra de ANV probablemente una de las candidatas más claras a la ilegalización, y se le cuela el primer Alcalde Abertzale en la historia de Iruña, en este caso Alcaldesa (y que Alcaldesa…). Así las cosas la IA empezó a moverse y lo hizo en el eslabón más débil; EA, al que la deriva senil de alguno de sus líderes históricos y la urgencia por “liquidar” su sector crítico, le llevó a romper el pacto con el PNV y quedarse literalmente con el culo al aire en las elecciones de la CAPV.

Pero lo más penoso de esta historia no es quien lo vio, sino quien no se enteró de la fiesta… los propios partidos que componen Na Bai, puesto que terminada la necesidad de la que hacían virtud, cada uno se empeño en aumentar su “cuota” en el negocio mirando por el retrovisor los movimientos de la IA (que le vamos a hacer, en 35 años no hemos aprendido nada) sin comprender que a la IA hay que dejarla hacer su camino hasta la homologación política a ella sola y que la paz no se negocia, nos la deben. Así pues, esta reubicación no será un problema de izquierdas ni de derechas , tal y como proclama de forma destemplada la IA, es un problema de hacer reformas en nuestro piso hasta dejarlo completamente rehabilitado o de derribar el edificio para construir uno nuevo, teniendo en cuenta que solo participamos del 30% de la Comunidad de Vecinos.

Es evidente que la previsible legalización de Sortu, no antes de las elecciones salvo sorpresa por lo que se tendrán que conformar con votar a los nuevos amigotes de EA en estas, traerá una reubicación y un reagrupamiento de las fuerzas abertzales en Navarra, que habrá gente en Aralar que sigua sintiendo la cercanía ideológica de la IA, pero Aralar tendrá que elegir el camino institucional y pragmático o el programa de máximos que ofrece Sortu (EA ha elegido el segundo no el de Na Bai), sabiendo además, y les conocen, no como los de EA o por lo menos no tan de cerca, que los van a “purgar” a todos. Pero en todo este tránsito el electorado abertzale navarro ha visto, por primera vez, una vía…

Yo no se que va a pasar en estas elecciones, tiendo a pensar que los votantes suelen ser mucho más inteligentes que lo que los políticos creen, creo también que la perspectiva de paz distorsiona los resultados (a anteriores elecciones-tregua me remito) pero en todo caso te garantizo que un improbable triunfo del soberanismo de izquierdas no será más que pan para hoy y hambre para mañana y que las soluciones para el abertzalismo navarro vendrán del trabajo, la gestión municipal, la capacidad de pacto, la transversalidad, el respeto al oponente político y todo ese pragmatismo que la IA denomina autonomista sin ver más allá de vuestras propias narices.

Y si Nafarroa Bai desaparece habrá que reinventarla dentro de unos años, cuando si le han salido bien las cosas a Sortu hayan demostrado, una vez más, su incapacidad radical e ideológica para gestionar nada que no sea la algarada. Yo les invitaría a echar un vistazo al contexto donde se mueven, la UE que no se olviden, para ver donde esta esa izquierda que defienden… ¿O es que el Sinn Fein gobierna Irlanda a lo Chavez?

Es la hora de tomar una decision con respecto a EA.

Ayer tuvo lugar un capitulo mas del esperpento al que nos tiene acostumbrada NABAI de un tiempo hacia aca y que a muchos potenciales votantes de NABAI nos hacer planternos votar a esta  candidatura solo como mal menor ante la situacion en la que se encuentra Navarra tras mas de 30 años dedesgobierno de UPN con la complicidad de los satelites de turno ( PP,CDN y ultimamente el PSN)

Como algunos ya preveiamos la Asamblea Nacional de EA iba a tomar la decision que mas daño le puede hacer a Nabai, que es la de mantenerse en la coalicion y a su vez reafirmando que mantendran sus pactos con Batasuna. Por lo tanto han respondido al reto presentado por el resto de la coalicion manteniendose en la misma posiciom en la que estaban antes del requerimiento.

Es obvio desde hace tiempo que la estrategia de EA nacional es la ser la marca blanca de Batasuna en caso de no legalización de sus lista pero ademas realizan con autentico deleite una otra labor ( no sabemos si encomendada por el Comisariado politico del MLNV o de motu  propio) como es la de barrenar NABAI desde dentro para asi hacer posible la maxima de expulsar al PNV y laminar Aralar en la medida de la que le es posible a EA

EA por ordenes de su direccion nacional y respaldada por su asamblea nacional se mantendra todo el tiempo que le sea posible o NABAI le deje saboteando el proyecto desde dentro a la espera de saber si se podra presentar Batasuna en las elecciones para optar por sabotear la campaña de la coalicion de la que son parte o salirse y ser la marca blanca de Batasuna. Y esta estrategia se llevara a cabo pese a quien pese y aunque tengan que pasar por encima de la Asamblea Territorial de EA y de sus agrupaciones locales.

Cuanto mas tarden el resto de componentes de Nabai de tomar la decision de expulsar a EA, peor sera la situacion interna y mas desorientados y desencantados se encontraran sus simpatizantes y potenciales votantes.

Por otro lado deseo suerte a los militantes de EA en Navarra ante las duras decisiones que en breve han de tomar (que puden ser la resurrecion de los fantasmas que vivieron hace 30 años)  que otras agrupaciones territoriales y locales en la CAV tuvieron que tomar hace un par de años .

Aralar, PNV e independientes reeditan NaBai para 2011 y EA pospone su firma

 

pamplona. Tres de los cuatro socios actuales de NaBai reeditaron ayer los acuerdos de la coalición para concurrir a los comicios autonómicos y municipales de mayo. Aralar, PNV e independientes firmaron un documento que, en cambio, no suscribió Eusko Alkartasuna, aunque las puertas quedaron abiertas a una posterior incorporación. De hecho, la asamblea nacional del partido de Pello Urizar ratificó ayer su “apuesta inequívoca” por NaBai como fórmula electoral indispensable para el cambio político” y se comprometió a rubricar el pacto de coalición la próxima semana.

Las reticencias de Eusko Alkartasuna a firmar el acuerdo inicial a cuatro que reeditaba las bases políticas, programáticas y organizativas de la coalición motivó que el resto de socios decidiera avanzar en la reedición de NaBai sin la cuarta pata, dada la proximidad de las elecciones forales y autonómicas.

En el “acuerdo a cuatro”, el primer punto de desencuentro de EA fue el compromiso que se adopta en el último párrafo de la no inclusión de otros partidos que, aunque no se cita textualmente, hace referencia a la posibilidad de entrada de la antigua Batasuna en la coalición, cuestión que EA todavía no había descartado. Concretamente, el acuerdo finalmente no firmado por EA cita: “Nafarroa Bai mantiene su disposición abierta a todas aquellas personas que deseen formar parte de este proyecto aceptando los acuerdos. En relación a acuerdos de entrada de otros partidos, quienes conformamos NaBai, creemos que no se dan las condiciones mínimas para considerar posibles nuevas incorporaciones para las próximas elecciones de mayo”.

A esta discrepancia se le une la disputa respecto a quién elige los cabeza de listas de algunos municipios. En este sentido, finalmente se impuso la propuesta que hizo Aralar, que no terminó de convencer a EA, que proponía repetir la fórmula de 2007.

Dadas estas diferencias de criterio, EA no firmó el pacto por lo que el resto de socios de la coalición decidió seguir avanzando ya que consideraron “urgente poner en marcha los trabajos y tareas necesarias para cumplir el compromiso adquirido ante la sociedad navarra”. Fruto de este avance nació un nuevo documento firmado por Aralar, PNV e independientes en el que dan por “alcanzado el cierre definitivo de acuerdos para dar inicio a los trabajos de preparación para las próximas elecciones”.

“dudas” En este documento “a tres”, se hace mención expresa a las “dudas” de estos socios sobre si las reticencias de EA responden a los compromisos electorales que podría haber alcanzado con la antigua Batasuna ante los ofrecimientos reiterados de esta última de trabajar por un frente de izquierdas y abertzale conjunto. “Habiendo podido comprobar las dificultades de EA para cerrar dichos acuerdos y presentarlos a la sociedad en los plazos establecidos, y existiendo dudas sobre si las reticencias responden a los compromisos electorales que pudiera haber alcanzado en sus acuerdos con Batasuna, el resto de componentes de NaBai, priorizando la defensa de la coalición y el compromiso adquirido ante la sociedad, nos comprometemos a seguir adelante”.

A pesar de estas inquietudes existentes en NaBai sobre las intenciones electorales para estos comicios de Eusko Alkartasuna, afirman en el mismo documento que si este partido reconsidera su posición y desea entrar en la coalición – como la asamblea nacional anunció ayer- puede incorporarse al acuerdo. Asimismo, en el documento se acuerda aprobar un calendario para los diferentes compromisos existentes y fijaron ya el próximo viernes 28 como fecha tope para presentar públicamente la nueva coalición.

Subidón patriótico (por aingeru epaltza )

LA historia se repite. Cada anuncio de una tregua por parte de ETA viene precedido y no digamos sucedido por un subidón del fervor patriótico manifestado en la multiplicación de achuchones públicos entre políticos de formaciones diferentes y en la redacción de comunicados y manifiestos conjuntos que anuncian la llegada –al fin– del Gran Día para la nación vasca, al que se llegará por la vía de la unión y la firmeza. Sucedió cuando lo de Lizarra en 1998, sucedió de forma más atemperada en la de 2006 y está sucediendo en ésta de 2011, aunque con niveles de entusiasmo evidentemente inferiores. En principio, nada que objetar. Todo quiebro de línea política necesita de una determinada puesta en escena con su pecha en gestos que lo justifiquen. El problema es que la experiencia dice que cada vez que al abertzalismo se le hincha la carótida, por muy poco justificado que ello esté, provoca aquí una reacción navarrista que se traduce en una movilización de gente y/o de votos inconmesurablemente mayor, tal como sucedió en las elecciones de 1999 y 2007. Barcina lo sabe y ya ha empezado a tirar del “que vienen los vascos” del manual foralista. Yo, si fuera ella, ni me cansaría. Se diría que la ruptura con el PP, en vez de debilitarla, le facilita la llegada de antiguos votos socialistas que huyen de Zapatero y de un PSN seguramente ya superfluo. La nueva marca IU-Batzarre parece que no acaba de cuajar. Y la izquierda abertzale ilegalizada va llegar tarde y sin los deberes hechos a la cita electoral, aunque con la intensa satisfacción de haber contribuido de forma decisiva al derribo de su principal adversario. ¿UPN? No, Nafarroa Bai, una coalición que lleva meses en KO técnico, paralizada por cantos de sirena externos y dinamiteros internos, y cada vez más cerca de la nada. Mientras algunos orgasmean con el soberanismo que dicen que viene, Yolanda prepara lo que va a ser un auténtico paseo militar.

EA cede alkartetxe repetidamente acosado a Independentistak

http://www.elpais.com/articulo/pais/vas … pvas_3/Tes

Eusko Alkartasuna (EA) ha retirado de su sede en Usurbil el logotipo del partido que presidía hasta hace poco la fachada acristalada. Ahora luce en su lugar la marca Independentistak. Sorprendentemente, ha aceptado dar cobijo en este municipio gobernado por la ilegalizada ANV a las personas que antes justificaban con su silencio cómplice los ataques que los violentos llegaron a perpetrar hasta en dos ocasiones contra este mismo local. “Los mismos que jaleaban los sabotajes ahora lo están utilizando para celebrar reuniones con el consentimiento de EA”, afirma con perplejidad Iñaki Galdos, presidente de Hamaikabat (H1!), la formación escindida de EA.

El alkartetxe de Usurbil fue atacado por primera vez cuando se hallaba a punto de ser inaugurada. Ocurrió el 26 de mayo de 2007, en vísperas de las elecciones municipales y siendo Luis Mari Ormaetxea, entonces militante de EA, el alcalde de la localidad. Los radicales lanzaron piedras contra la cristalera blindada hasta dejarla totalmente destrozada. Solo reponer el cristal costó entonces 3.000 euros, recuerda Ormaetxea.

A finales de febrero de 2008, Unai Ziarreta, entonces secretario general del partido, y Galdos, en ese momento máximo responsable de la formación en Guipúzcoa, presidieron la apertura oficial del alkartetxe. Dos días después, los violentos volvieron a romper de madrugada la cristalera “blindada antivandalismo”. Eusko Alkartasuna presentó una moción de condena por estos hechos en el Ayuntamiento, en manos de ANV, pero el regidor, Xabier Mikel Errekondo, impidió que se debatiese el texto al considerar que no era un asunto urgente. Galdos criticó la actitud de ANV por su “falta de respeto” a la pluralidad de la corporación.

Tras consumarse a mediados de 2009 el cisma dentro de EA y el nacimiento de Hamaikabat, la primera formación se ha quedado sin representación municipal y sin apenas militantes en Usurbil, dado que los tres ediles y la gran mayoría de afiliados se pasaron en bloque al nuevo partido, explica Ormaetxea. Hace un año, él mismo entregó las llaves de la sede, situada en la calle Puntapax, a responsables de la dirección de EA en Guipúzcoa. “Vinieron con un cerrajero y ya no volvimos a entrar nunca más”, relata el portavoz de H1!

El local de EA ha permanecido “vacío” y sin registrar “ningún movimiento” durante varios meses, hasta que, como explica Ormaetxea a EL PAÍS, “antes del pasado verano comenzó a aparecer gente desconocida” y se observaron labores de acondicionamiento en su interior.

El portavoz local de H1! precisa que “nadie ha pedido” en el Ayuntamiento el cambio de titularidad del local ni el permiso de apertura por nueva actividad.

Recientemente, la imagen del local ha cambiado por completo. Ya nadie puede reconocer que sea el alkartetxe. La cortina que llevaba sobreinmpresionada la hoja de roble roja y verde (el logotipo de EA) ha sido retirada y en su lugar se ha colocado un cartel verde con la inscripción “Independentistak”.

La plataforma Independentistak, apadrinada por dirigentes de EA y de la ilegalizada Batasuna, y cuya cabeza visible es el dirigente del sindicato LAB Txutxi Ariznabarreta, surgió en febrero de este año con el objetivo de “alcanzar la independencia de Euskal Herria, siempre por cauces democráticos y sin imposiciones”. Entre otras adhesiones, cuenta con el apoyo de los ex dirigentes de HB Floren Aoiz y Tasio Erkizia, quienes nunca han condenado los asesinatos de ETA ni los actos de kale borroka, o la del ex parlamentario de EA Rafa Larreina.

“Entre la gente que acude al local no reconocemos a vecinos de Usurbil”, explica Ormaetxea, quien sospecha que el alkartetxe está siendo utilizado en estos momentos por miembros de esa organización independentista. “Después de lo que nos costó abrirla, la presión que recibimos de los violentos… es sorprendente que ahora sea compartida por agredidos y supuestos agresores”, resalta un destacado ex dirigente de EA.

La utilización de la sede de este partido en Usurbil por representantes de Independentistak da cuenta de las “cesiones” que está haciendo EA frente a la izquierda abertzale. “¿A alguien le extraña que el siguiente paso sea cederles las siglas para estar en las elecciones?”, se pregunta.

NABAI edo ez. OPA a Nabai

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/10/08/opinion/colaboracion/nabai-edo-ez

LAS gentes de izquierdas y abertzales de Nafarroa estamos siguiendo con cierto interés el debate que desde hace meses viene produciéndose entre los agentes que componen NaBai, así como las reacciones de la derecha españolista a la sucesión de movimientos en Euskal Herria. La dinámica de acción-reacción discursiva entre unos y otros ha proyectado parte de los entresijos internos que con tanto celo se han guardado estos últimos años.

La derecha navarra intuye la carga de profundidad que tienen los acuerdos alcanzados, sobre todo por la posibilidad emergente de un cambio en profundidad en nuestro herrialde. Por el contrario, hoy día, posiciones como las defendidas por ciertos sectores dentro de NaBai alimentan las esperanzas de mantener el estado de las cosas. La confrontación existente entre quienes quieren reeditar el acuerdo excluyente e ineficaz de 2007, y los que apuestan por conseguir otros espacios más amplios y mayor perfil progresista, de izquierdas y abertzale, evidencian la inoperancia de un sujeto como NaBai en clave regionalista y de la mano de la derecha jeltzale.

NaBai, como fórmula para el cambio político y social, tanto la de 2007 como la de los acuerdos actuales, no convence ni a propios ni a extraños. Persiste en una orientación netamente provincialista regionalista que la sitúa fuera de juego en la dinámica de acumulación de fuerzas para impulsar un proceso democrático para el conjunto de Euskal Herria. Es incapaz de dotarse de un programa de izquierdas, lo que le lleva a renegar de cualquier supuesto carácter progresista reivindicado en sus primeros compases. Destierra la posibilidad de articulación de todo el espacio de izquierdas y abertzale como motor y garantía de cambio político y social, mientras dibuja en el horizonte supuestos acuerdos con el mismo PSN del agostazo.

A pesar de esto, cabe preguntarse por qué ciertos sectores tienen tanta prisa en cerrar un acuerdo electoral en Nafarroa cuando la evolución de los acontecimientos puede generar nuevas posibilidades, en la dirección de poder conformar también en Navarra una alianza electoral acorde con la dinámica de suma de fuerzas que están impulsando el proceso democrático en Euskal Herria (acuerdo estratégico EA-izquierda abertzale, acuerdo de mínimos democráticos de Gernika…).

Desde una perspectiva constructiva pudiera pensarse que para algunos no existe otra ambición que no sea regenerar las condiciones que llevaron al relativo éxito electoral de 2007 (obtenido entre otras razones gracias a la ilegalización de la izquierda abertzale). Lo que no se entiende es la cerrazón por mantener las directrices de actuación que culminaron en un gran fraude a la promesa de cambio, tras una de las negociaciones más esperpénticas de los últimos años, la mantenida con el PSN.

A nuestro juicio, si el objetivo prioritario de los partidos políticos que conforman NaBai es posibilitar el cambio político en Nafarroa, el problema no debiera ser el reparto de sillones o las cuotas de representación orgánica. Es más, sería lógico intentar agrupar al conjunto del espacio de izquierdas, progresista y abertzale actual.

Es probable que el quid de la cuestión sea otro. Quizá algunos sectores se encuentran atenazados ante la apertura de un nuevo ciclo y analizan con cierta sensación de vértigo confluencias con espacios de gran representatividad en Nafarroa como es la izquierda independentista.

Por el contrario, la posición de otros sectores está más que definida. Afirmaciones sobre la izquierda abertzale como las del presidente del PNV en Nafarroa José Ángel Aguirrebengoa, “ni están ni se les espera”, o el independiente Jose Luis Mendoza, “Batasuna y NaBai son incompatibles porque en NaBai las decisiones son consensuadas, no se imponen”, denotan la posición del entorno jeltzale.

La incompatibilidad de NaBai y la izquierda abertzale no ha sido una cuestión de forma. El desencuentro sobre cuestiones clave es lo que imposibilita una acción conjunta. Más allá de la posición mantenida por NaBai sobre ciertas cuestiones de calado (apoyo a la banca, a las FSE, al TAV, su silencio ante el referéndum sobre el proyecto de Constitución Europea, el papel desempeñado ante el atentado del 11-M, apoyo al envío de la Legión al Libano…), lo inexplicable es la posición de PNV y Batzarre sobre pronunciamientos amplios e históricos como el acuerdo de Gernika o la propia legitimación del Amejoramiento del Fuero presente en las aportaciones de estos últimos.

La izquierda abertzale defiende el cambio político y social desde una doble premisa: en primer lugar debe darse un cambio en las reglas de juego que impiden el debate en igualdad de condiciones, imposibilitan el desarrollo de todos los proyectos políticos y priorizan los intereses de Estado a los de la ciudadanía de Nafarroa. En segundo lugar, y el orden de los factores no altera el producto, debe darse una articulación de todos los sectores progresistas, de izquierdas y abertzales de Nafarroa, y un acuerdo sobre contenidos sólido.

Nuestra determinación para el acuerdo político es pública y nuestra disposición para el encuentro clara: compromiso con el acuerdo de Gernika, decálogo para el cambio político y social en Nafarroa y su posterior desarrollo. El resto son cortinas de humo. Entendemos que la pelota está en el tejado de los sectores que componen NaBai.

Movimientos a múltiples bandas anuncian una encrucijada decisiva en la escena política navarra

http://www.gara.net/paperezkoa/20100914/220405/es/Movimientos-multiples-bandas-anuncian-una-encrucijada-decisiva-escena-politica-navarra

Ramón SOLA

El curso político ha comenzando cargado de expectativas y, a la vez, de incógnitas en Nafarroa. De hecho, a día de hoy sería temerario decir cuáles serán las candidaturas que entrarán en la pugna electoral allá por mayo y qué alianzas políticas se van a ir tejiendo más allá del paso por las urnas. La última gran novedad se produjo el viernes, con la presentación del decálogo sobre las claves del cambio político y social en Nafarroa consensuado por la izquierda abertzale y EA. Pero detrás de las cámaras y micrófonos se van produciendo otros movimientos que apuntan a una realineación general sobre una clave: la entrada en un nuevo ciclo político que da opción de un vuelco histórico a favor de los sectores progresistas y abertzales marginados por el estatus posfranquista. Estos son algunos de ellos:

Acuerdo izquierda abertzale-EA

Por vez primera desde hace tres décadas, dos fuerzas abertzales se han puesto de acuerdo en los contenidos del cambio político y social pendiente en Nafarroa desde la imposición del Amejoramiento en 1982. Hasta el momento, la cuestión de la lucha armada había sido utilizada como el argumento para evitar consensos con la izquierda abertzale, con la única excepción del experimento de EH en 1998 (tras Lizarra-Ga- razi), que acabó de mala manera. Al margen de ello, también es cierto que en estos años izquierda abertzale y EA mantenían otras diferencias en cuestiones de pura estrategia política, como se demostró con la archirecordada votación sobre la ampliación de la enseñanza en euskara a la «zona no vascófona»; recientemente la izquierda abertzale ha hecho autocrítica de aquel voto contrario.

El decálogo presentado el viernes va mucho más lejos de un programa electoral, y acude directamente al fondo de la problemática derivada de este estatus que nunca ha sido sometido a referéndum. A la vez, es lo suficientemente genérico como para ampliar el consenso. Es lo que intentarán ahora los dos firmantes, de modo conjunto.

La implicación de EA demuestra que este pacto es ampliable a Aralar de modo natural, dado que Maiorga Ramírez firmó también un documento de bases políticas con el partido de Patxi Zabaleta en abril pasado -curiosamente en el mismo sitio en que el viernes compareció junto a Txelui Moreno-, a la par que comprometían su concurrencia en coalición a las elecciones de 2011. Aunque ese acuerdo político no ha sido revelado, el hecho de que el PNV o Batzarre no se hayan sumado a él casi seis meses después da otra prueba de que su contenido es perfectamente compatible con el actual decálogo.

Batzarre vira hacia IUN, UGT y CCOO

El divorcio es especialmente evidente en el caso de Batzarre, que ya estaba negociando listas conjuntas con IUN antes de los acuerdos EA-Aralar y EA-izquierda abertzale, y que ahora ha acelerado este proceso. “Diario de Navarra” reveló la pasada semana, con pruebas gráficas incluidas, la existencia de reuniones directas al respecto. En realidad, la «exclusiva» sobraba porque Batzarre no oculta su acercamiento a IUN y tiene casi decidido consultar a sus bases sobre el tema.

Aunque las diferencias con sus hasta ahora socios de NaBai son netamente ideológicas, Batzarre va rompiendo amarras a partir de aspectos formales. En abril ya se quejó amargamente de que se le hubiera ocultado el acuerdo EA-Aralar (tampoco el PNV ni Uxue Barkos fueron advertidos de antemano), y ahora ha hecho lo mismo tras conocer por la prensa que Aralar designaba a Patxi Zabaleta como cabeza de lista de NaBai al Parlamento. «Obviamente, este hecho y alguna grosería que acompañó a la rueda de prensa caminan en la dirección del desencuentro», dijo en una nota posterior. En ella confirmó que tenía una propuesta de IUN «para formar una plataforma electoral de las izquierdas no nacionalistas, con Batzarre, escindidos del PSN e independientes».

La huelga del 29 de setiembre marcará una nueva brecha. Batzarre secunda la convocatoria de UGT y CCOO, que no contará con el apoyo de los sindicatos ni de los partidos abertzales.

Los «nabaizales» se lo piensan

Los llamados nabaizales, presentados como independientes pero en realidad en muchos casos con adscripción política concreta y marcada, habían anunciado iniciativas para tratar de consolidar la fórmula actual de NaBai, pero por el momento la asamblea se pospone. No se trata de un grupo homogéneo, así que mientras algunos muestran su impaciencia con mensajes como «no podemos mirar a otro lado», otros prefieren esperar a la evolución de los acontecimientos, siguiendo la línea tomada por la dirección del PNV de Nafarroa.

La representación pública de este grupo corre a cargo de personas próximas ideológicamente a este partido, como José Luis Mendoza, que ha admitido que «estamos preocupados y cabreados» porque «el pacto de Aralar y EA no tiene mucho que ver con el espíritu que animó los acuerdos de 2007». A este carro nabaizale se ha sumado también José María Ayerdi, presidente de Hamaikabat en Nafarroa, que define el acuerdo del Euskalduna como «frentista» y a Batasuna como «la fuerza antisistema que históricamente ha convertido a una gran parte de navarros y navarras en ciudadanos inofensivos para el Régimen».

En este campo se sitúa también Uxue Barkos, cuya proyección pública ha quedado tocada tras la designación de Zabaleta como candidato a la Presidencia navarra. Barkos ha reaccionado afirmando que no volverá a ser diputada y concejala en Iruñea a la vez.

El papel de «Diario de Noticias»

La izquierda abertzale, mientras, está tocando muchas puertas para sondear la disposición de los agentes a continuar en las coordenadas actuales o impulsar decididamente un cambio en Nafarroa. La última es la de “Diario de Noticias”, al que ha remitido una carta en la que apela a «la responsabilidad de este medio para posibilitar un nuevo escenario en Nafarroa y en toda Euskal Herria». La invitación a tomar posición se produce después de que las relaciones entre los independentistas y el diario de Uharte hayan sido polémicas. La izquierda abertzale se queja en la misiva de que su iniciativa no ha sido tratada «con la imparcialidad, objetividad y responsabilidad con que se tratan noticias de otros agentes». Y remarca que la opción de cambio «con mayúsculas» es real e ilusiona a «gran parte de la ciudadanía progresista, de izquierdas y abertzale».

CDN, bisagra en la fusión de la derecha

La derecha navarra no es ajena a todo este movimiento que puede deparar un escenario desconocido y peligroso para sus intereses. Tras la fragmentación provocada durante la legislatura por UPN, las reuniones UPN-UPyD y CDN-PP durante este verano pudieron dar la impresión de que se estaba desatando una mera lucha por el voto en este bloque. Sin embargo, el presidente de CDN, José Andrés Burguete, ha dado la clave al afirmar que es imprescindible reunificarse todos para retener el liderazgo electoral. La pasada semana animó a UPN a conformar una «opción potente» a tres bandas. Parece obvio que CDN juega un papel de mero intermediario para un reencuentro muy complejo, al estar tan recientes las heridas.

ETA descartó hace un año otro proceso con el PSOE por su debilidad y apostó por el PP

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2010/09/03/politica/euskadi/eta-descarto-hace-un-ano-otro-proceso-con-el-psoe-por-su-debilidad-y-aposto-por-el-pp

Donostia. ETA apuesta para el futuro por el Partido Popular. La organización armada considera que no hay ninguna opción de intentar otro proceso negociador con el PSOE y estima que tendrá “más opciones y garantías” con la formación de Mariano Rajoy. Así lo escribe la propia banda en un informe interno datado en agosto de 2009 al que ha tenido acceso este periódico.

La debilidad política que padece José Luis Rodríguez Zapatero y su Gobierno resulta una evidencia en la escena política vasca, española y mundial. La mala gestión de la crisis económica ha mermado su crédito y su credibilidad. El PSOE se ha quedado solo -porque así lo eligió a principio de la legislatura- y las matemáticas han abandonado a la geometría variable para buscar apoyos puntuales durante todos los mese anteriores. Únicamente le queda el PNV como salvavidas. Y no está muy claro que el partido de Urkullu quiera desempeñar ese rol. ETA también se ha dado cuenta de esa debilidad.

La organización terrorista comparte la visión de muchos analistas políticos -y encuestas- y augura que Zapatero no ganará las próximas elecciones. Es más, los autores del texto -redactado en agosto de 2009, después del último atentado mortal de la organización, en Mallorca- no creen ni que el presidente del Gobierno español sea capaz de agotar la presente legislatura. En este sentido, el grupo armado critica la improvisación de los socialistas y el papel de “trapecista político” de Zapatero. Además, ETA insiste en que el PSOE sólo realiza planteamientos a corto plazo para mantener el poder.

” No queremos” Dentro de ese análisis de extrema debilidad política del PSOE, la banda pronostica que los socialistas harían una lectura equivocada y sin carga política de la necesidad de un proceso con ETA. Intuye, además, que la formación de Zapatero sólo estaría dispuesta a embarcarse en un proceso que no le creara contradicciones -tanto internas como con el resto de partidos- y que vendería a la opinión pública como una rendición de ETA. De ahí que la organización descarte totalmente al PSOE (“no es que el PSOE no quiera un proceso, ¡que no lo quiere!, sino que somos nosotros los que no queremos llevar a acabo un proceso con un representante de Estado así”) y apueste sin ambages por dirigir todos los esfuerzos hacia el Partido Popular (“más que pacto de Estado, hay que negociar con la fuerza que tiene hegemonía de Estado”).

Esa hegemonía se la otorga al PP, un partido que por boca de Mayor Oreja ha dejado ver en los últimos meses que maneja informaciones muy precisas de lo que piensa o pasa en ETA. El último ejemplo lo firmó Oreja el pasado martes, al decir que habrá un comunicado “esperanzador” antes de las elecciones.

ETA no quiere al PSOE, pero ETA, paradójicamente, es el único resorte que queda a los socialistas. Esta reflexión no es nueva. A decir de muchos, el único clavo ardiendo al que podría agarrarse Zapatero para evitar la debacle socialista sería conseguir el final de la violencia. Durante todos estos meses, se ha especulado mucho sobre posibles conversaciones que buscarían ese anhelado objetivo. Jesús Eguiguren aparece como la referencia clave dentro de los socialistas vascos. El presidente del PSE ejerció de arquitecto del anterior proceso y los rumores le sitúan cerca de ese posible movimiento. Movimiento que los dirigentes socialistas siempre han negado.

Sin embargo, lo que pensaba la organización ahora hace un año era totalmente contrario a esos rumores posibilistas. Es verdad que ese año que ha discurrido entre la redacción del documento hasta hoy ha sido intenso. Al menos públicamente, la autodenominada izquierda abertzale ha alentado un proceso posibilista y guiado exclusivamente por vías políticas. Algunos incluso han escenificado un pulso entre esos posibilistas y ETA para lograr dar con la clave del proceso: la renuncia de la banda a la violencia. Analistas consultados por este periódico, por el contrario, no creen que ETA haya dado una ciaboga de 180 grados en sólo doce meses. No es su estilo ni su forma de actuar. El grupo armado siempre ha marcado sus propios ritmos y los mensajes que envía a sus adeptos suelen tener bastantes meses de vigencia.

Ares y una tregua Hace tiempo que se espera un comunicado en el que ETA aporte su visión de las cosas y su intención para el futuro. De momento no ha llegado, pero el consejero de Interior del Gobierno Vasco, Rodolfo Ares, afirmó ayer que no descarta una declaración de alto el fuego: “Podría darse una declaración de tregua o de alto el fuego, pero es algo que es absolutamente insuficiente porque, por muchas ganas o por mucha ansiedad que tengamos para que acabe definitivamente la activad terrorista, no podemos dejarnos enredar con decisiones de ETA o de su entorno, especialmente, si tenemos en cuenta decisiones en el pasado”. Ares añadió que el tiempo de treguas “ha pasado” y lo que se espera es que ETA abandone definitivamente la actividad terrorista.

NO a Batasuna

http://erreniega.wordpress.com/2010/08/05/no-a-batasuna/#comment-76

En estos últimos días ha habido algunas noticias que me parecen importantes, pensando en lo que pueda ocurrir en Navarra en 2011 y no me refiero al estudio del CIS. Cronológicamente, la primera de ellas es la dimisión en bloque del equipo de gobierno de Olazagutía por las presiones recibidas desde la Izquierda Abertzale Oficial. La segunda y la tercera son la baja del partido de los 3 ediles de EA de Etxalar (y otros afiliados) pos discrepancias con el acuerdo con Batasuna y la negativa de Aralar a llegar a algún tipo de acuerdo con la IAO de cara a las próximas elecciones.

La primera de las noticias nos permite constatar una realidad presente en toda la geografía navarra (e imagino que también en la CAV) como es la imposibilidad de trabajar con Batasuna o la Izquierda Abertzale Oficial. La presiones que denunciaron los ediles de Olazagutía no son una excepción, sino que es la norma general de cómo está trabajando la IAO en todos aquellos municipios donde tiene representación o presencia. Son muchos los cargos públicos y colaboradores de NaBai o de candidaturas independientes cercanas a NaBai que han visto lo difícil que es hacer política en sus pueblos cuando en frente se han encontrado con personas que no han querido hacer pueblo y construir sino destruir NaBai a cualquier precio, traicionando incluso las ideas que dicen defender. La visceralidad con la que la IAO ha hecho oposición en muchos lugares ha hecho que gestionar un Ayuntamiento haya sido más que complicado. Imagino perfectamente lo que han tenido que sufrir estos concejales y me solidarizo con ellos, lamentando, pero comprendiendo y compartiendo su decisión.

Esta es la realidad que vive Navarra, la Navarra real, la de verdad. Por eso, cuando por los titulares de la prensa uno se entera de que formaciones como EA han llegado a acuerdos con Batasuna o que Aralar acude a su llamada para mantener conversaciones, dan ganas de tirar la toalla. El pecado de Batasuna no es la violencia de ETA, sino la suya propia, la violencia que ejercen en el día a día allí donde están cuando no respetan al vecino por pensar de modo diferente y llenan un pueblo de pintadas o lo empapelan con carteles de robasillas, etc., etc., etc.

Sinceramente, nunca he entendido por qué hay quien sigue escuchando a Batasuna o pensando que algún día cambiarán cuando el día a día de cada municipio nos demuestra que la realidad es bien distinta. La situación no es sencilla para NaBai, ya que probablemente no se pueda hacer otra cosa que denunciar lo injusto y escasamente democrático de normas como la Ley de Partidos. Pero el problema es que cada vez que lo hacemos recibimos las críticas y descalificaciones no solo de socialistas y populares, sino sobre todo, y con especiales ganas, de la propia Batasuna. Cuando hay quien afirma que en un futuro la izquierda abertzale está llamada a reunificarse el pensamiento que se me viene a la cabeza es que yo no quiero estar ahí y que si llega el día tengo claro que me iré a casa. No sé valorar qué porcentaje de los militantes de EA y Aralar está tan cansado como yo de esta situación, pero parece que, por las noticias que llegan de Olazagutía, Etxalar y otros lugares, no son pocos.

Y si esto es así y es mucha la gente que está cansada de la actitud de Batasuna, no parece que pueda ser mucho el coste político de decirles que no hay nada de lo que tengamos que hablar mientras no caminen únicamente por vías políticas. Porque, además de la violencia de las armas ejercida por ETA (en la que Batasuna sabrá si tiene algo que decir o no), hay otras violencias, como las sufridas por los ediles de Olazagutía y de otros muchos pueblos de Navarra (y de la CAV) que también deben ser abandonadas por quienes las ejercen antes de empezar a hablar. Mientras esto no quede claro y se les siga tendiendo la mano, la factura, como bien sabe Batasuna, la pagará NaBai, y los militantes, los simpatizantes, los colaboradores y los propios partidos de NaBai seguirán sufriendo un desgaste que no merecen.

Reunion EA-BATASUNA-PNV

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/07/27/politica/euskadi/el-pnv-acepta-la-invitacion-de-batasuna-y-ea-para-mantener-una-reunion

El PNV ha aceptado la invitación que le ha trasladado la izquierda abertzale y EA para mantener una reunión, para la que todavía no se ha fijado una fecha, según han confirmado fuentes jeltzales.

BILBAO. Batasuna había solicitado al PNV mantener en los próximos días una reunión, con una delegación en la que también estaría Eusko Alkartasuna, para analizar conjuntamente la situación política.

El encuentro ha sido solicitado al PNV por la izquierda abertzale, que ha comunicado que a la reunión también asistiría Eusko Alkartasuna, y debería celebrarse esta semana o la próxima.

El PNV, según han reconocido sus dirigentes, ha mantenido varias reuniones discretas con la izquierda abertzale en el último año.

La izquierda abertzale y EA suscribieron el pasado 20 de junio un documento en el que se fijan como objetivo la creación de un Estado vasco independiente y afirman que su prioridad es “la superación del conflicto político y la desaparición de todo tipo de violencias”.

En el texto de EA y Batasuna no se cita a ETA ni se le emplaza a que deje la violencia, aunque se expresa “un compromiso firme y definitivo” de ambas formaciones “con el uso exclusivo de las vías pacíficas, políticas y democráticas y con la defensa de los Derechos Humanos”.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, declaró en una entrevista con EFE el pasado domingo que no habrá “en absoluto” estrategias conjuntas del PNV con esas dos formaciones porque “ni quieren que entremos ni nosotros queremos entrar” en ese acuerdo.

“El PNV tiene su propio proyecto y es muy consciente de que el objetivo reconocido públicamente por ese mundo es suplantar al PNV, con lo cual somos muy conscientes de que el adversario político principal de ese mundo es el PNV”, aseveró entonces el presidente del EBB.

EA y Batasuna ya han mantenido encuentros oficiales con Aralar, aunque desde este partido también se ha recalcado que “no hay condiciones” todavía para una confluencia mientras no termine “el ciclo de la violencia”, según ha reiterado hoy su vicecoordinador, Jon Abril.