Nuevo sondeo acerca cada vez mas a CiU a mayoria absoluta

http://rac1.org/blog/noticies/resultats-del-primer-racometre/

CiU roza la mayoría absoluta según el Racòmetre, a través de la encuesta hecha por la empresa Feedback, con una muestra de mil personas.

Si las elecciones fueran hoy, la federación nacionalista conseguiría entre 63 y 65 diputados, entre 15 y 17 más que a las elecciones de hace 4 años, con un 41,16% de los votos. Artur Mas podría formar mayoría con quien quisiera. En cambio, pescozón general a las tres fuerzas del tripartito, que pierden prácticamente una cuarta parte de los escaños y fulminan la mayoría absoluta que sumaban.

El PSC podría perder hasta 7 diputados y más de 5 puntos porcentuales. José Montilla haría el peor resultado de la historia de los socialistas, con 30 o 31 diputados. El PP pasaría a ser el tercera fuerza  política del país con 1 o 2 diputados más. La formación que preside Alícia Sánchez-Camacho llegaría a los 15 o 16 escaños, pero tendría prácticamente el mismo porcentaje de votos.
El gran bajón de las elecciones lo sufre ERC, que podía perder entre 10 y 11 diputados y pasaría de los 21 actuales a 10/11. Joan Puigcercós captaría sólo la mitad del voto que Josep-Lluís Carod-Rovira hace 4 años, y pasaría del 14% de los votos a sólo un 7,27%. La Iniciativa de Joan Herrera también perdería 2 o 3 diputados y 2 puntos de los votos. Se quedaría con 9 escaños.
Ciudadanos, el partido que lidera Albert Rivera, se mantendría con tres diputados o, incluso, podría sumar 1 de nuevo con un aumento de medio punto en intención de voto.
Y la novedad sería la posible entrada de Joan Laporta en el Parlamento, aunque también podría quedar fuera. El Racòmetre da entre 0 y 3 diputados a Solidaridad Catalana. No entraría ni el Reagrupamiento de Joan Carretero ni el partido xenófobo de Josep Anglada, Plataforma por Cataluña.

Un dato importante es la participación: bajaría mucho poco con respecto a hace 4 años. En el 2006 fue del 56,04% y ahora sería del 55,30 %… Es Decir, menos de 1 punto. Sin embargo, esta baja participación lo pone más fácil a los partidos más pequeños como Ciutadans, Solidaritat o Reagrupament, que por menos votos pueden superar la barrera del 3%, para entrar en el Parlamento.
Otra de los datos interesantes es el aumento del voto en blanco, el voto de castigo electoral: uno se doblaría y pasaría del 2,02% del 2006 al 4,78% actual. Eso querría decir que habría más votos en blanco que papeletas a favor de Ciutadans, para poner un ejemplo.
Las tendencias se repiten en las 4 demarcaciones: en Barcelona CiU sumaría 9 o 10 diputados más de los actuales hasta los 36-37, el PSC perdería 5 hasta los 20, y el PP se mantendría con 10 o ganaría 1 más.

Iniciativa perdería 2 pasando de 9 en 7, ERC 4 o 5 bajando hasta los 6 o 7 de los 11 que tiene en la actualidad. Ciudadanos y Solidaritat de Joan Laporta sólo sacarían representación en Barcelona.

Los datos más curiosos los encontramos en Gerona, donde CiU ganaría a 2 diputados, ERC tendría uno descendida descomunal y el PP podría conseguir uno histórico segundo diputado a la tierra de Sánchez-Camacho.

CiU ganaría a Gerona y de los 17 diputados que dan estas comarcas, CiU obtendría la mayoría absoluta con 9 (2 más que ahora), el PSC se mantendría con los mismos que ahora (4), el PP aumentaría de 1 a 2, ERC perdería 3 de los 4 que tiene e Iniciativa mantendría lo que tiene. Ninguno más partido obtendría representación.

En Tarragona, donde hay 18 diputados, CiU también obtendría la mayoría absoluta con 9. Tanto el PSC como Esquerra perdería 1.

CiU obtendría 9. El PSC pasaría de 5 a 4, el PP no se movería e Iniciativa tampoco. Esquerra bajaría 1.

Y en Lérida, sobre 15 diputados CiU volvería a estar por encima de la mitad y las tres fuerzas del tripartito perderían representación en el Parlamento.

CiU pasaría de los 7 diputados actuales en 9 o, incluso 10 y 12 puntos más en intención de voto. El PSC podría perder 1 o mantenerse igual, el PP no se movería, Iniciativa podría perder su escaño para Lérida y Esquerra perdería 2 de los 3 que tiene en la actualidad.

El segundo gran titular que nos deja el Racòmetre: si se tuviera que formar un gobierno de coalición, el 27,2% querría un pacto sobiranista entre CiU y ERC. Un 21,4% preferiría la sociovergència y sólo un 15,3% apostaría por un pacto entre CiU y el PP. El dato más demoledor es que sólo un 6,1% de los encuestados querría que se reeditara el tripartito.

El pacto entre CiU e Izquierda es el amor imposible (al menos hasta ahora) de sus votantes. Los electores de CiU que prefieren que Mas pacte con Puigcercós son un 41,5%. Suman más que juntos todos los partidarios de pactar con el PSC o con el PP. Entre los votantes de Esquerra, un 59,9% está para pactar con CiU y sólo un 52% apuesta por el tripartito. Los del PSC también prefieren la sociovergència antes que uno tercero tripartito.

Y a la pregunta sobre a quien preferiría como presidente de la Generalitat la próxima legislatura entre Artur Mas o José Montilla, el 56% preferiría Masía y un 24% Montilla. Un 16,3% no los quiere en cabeza de los dos.

No tienen ninguna duda los votantes de CiU, que prefieren Masía por goleada (un 88%). Atención, en cambio, al PSC: un 511% quiere Montilla, pero alerta que un 31% de votantes socialistas prefiere Artur Mas de presidente. En los votantes de Esquerra los que quieren Mas triplican los que apuestan por Montilla.

¿Hasta qué punto sería positivo o negativo que a las próximas elecciones haya un cambio de gobierno a la Generalitat? El 81,1% lo vería positivo o muy positivo.
Cuando se pregunta si le gustaría que, si sumaran, hubiera un nuevo gobierno tripartito el 81,6% de los encuestados dicen que no, sólo un 15,1% dice que sí y un 3,3% no lo sabe/no contesta.

El rechazo a la reedición de uno tercero tripartito empieza para|por los mismos votantes: lo rechazan el 82,6 por ciento de los electores de ERC, el 69,9 por ciento de los del PSC y el 63,3 por ciento de los de Iniciativa.

El Racòmetre también nos anticipa qué podría pasar el miércoles por la huelga general: la mayoría de catalanes no prevén hacer huelga, aunque están en contra de la reforma laboral. Uno 54 ‘5% de encuestados no cree que secunde la protesta, y uno 37’ 5% prevé que sí. Pero en cambio 2 de cada 3 encuestados, un 62%, está en contra de la reforma, y sólo un tercio, un 30%, está a favor.

Un 65% de encuestados piensa que la reforma seguramente no ayudará a crear más puestos de trabajo. Y sólo un 25% cree que sí. Por todo, un 57% encuentra que hay motivos para convocar una huelga, y un 38% piensa que no. Por edades, sólo las personas de más de 65 años no creen que haya que hacer huelga. Un 73% de los encuestados nota en primera persona los efectos de la crisis mucho o bastante, mientras que un 27% no los nota poco o nada.

A la Hora de valorar el papel de la Generalitat en la crisis, un 39% cree que el tripartito no hace bastante, mientras que casi un 47% piensa que hace poco. Sólo un 13 por ciento encuentra que hacen bastante o mucho. Más de un 70% piensa que un cambio de gobierno y de presidente sería positivo para mejorar la crisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s