Encalla la reforma del Estado belga

http://www.nationalia.cat/ca/noticies/80230/08/2010

30/08/2010

El candidato a primer ministro, Elio Di Rupo, presenta su dimisión como preformador del gobierno, que el rey no acepta · Los francófonos se avienen a escindir el distrito electoral BHV, como piden los flamencos · Los independentistas rechazan que, a cambio, tengan que tragarse un fortalecimiento de la región de Bruselas

Buenas intenciones al empezar, danza de reproches posterior y dimisión final del preformador. El guión después de cada elección en Bélgica parece escrito para dar incontables titulares a los diarios y para suministrar flamencos y valones de conversación política diaria. La última víctima de esta vorágine ha sido el líder de los socialistas francófonos, Elio Di Rupo, encargado de formar gobierno y de encauzar la reforma del Estado belga. Di Rupo ha acabado presentando su dimisión como preformador, pero el rey Albert II no la ha aceptado.

De manera que Di Rupo continuará encabezando las conversaciones para poner de acuerdo hasta siete partidos políticos (cuatro de flamencos y tres de francófonos), pero es evidente que después de 50 días de negociaciones y de haber dimitido, el líder socialista ha quemado parte de su crédito. Delante suyo, se mantiene con fuerza el líder independentista flamenco Bart De Wever, cabeza de la triunfadora Nueva Alianza Flamenca (N-VA), que el pasado julio fue la bastante más votada.

Las diferencias entre la profundidad y las características de la reforma estatal son en el centro del problema, según señalan los principales medios de Bélgica. Al flamenco De Redactie se lee que uno de los principales desacuerdos tuvo que ver, como de costumbre, con Bruselas. En este caso, sin embargo, con novedades: los partidos francófonos habrían aceptado la división de la circunscripción electoral de Brussel·les-Halle-Vilvoorde (BHV) -una histórica reivindicación flamenca-, pero sólo a cambio que la región de Bruselas reciba más asignaciones económicas del estado. El N-VA y a otro partido flamenco, los democratacristianos (CD&V), sin embargo, no quieren oír hablar, especialmente el ‘ N-VA, que ha dejado claro que, en el futuro, aspira a un Bruselas cogestionado por Flandes y Valonia -y que, por lo tanto, no desea ninguna medida que fortalezca el gobierno regional de la capital.

Los medios francófonos, muy críticos

Mientras, los diarios francófonos ponen el acento en el hecho de que, según ellos, en esta negociación todas las concesiones las están haciendo los partidos francófonos. La Libre Belgique carga contra De Wever, a quien acusa de no tener límites en sus reivindicaciones y de querer “empobrecer” a los francófonos. En Le Soir son muy críticos con el CD&V, a quien acusan de haberse convertido en un “satélite” de los independentistas. El rotativo considera que las concesiones de los francófonos (escisión de BHV y tranferèncias millonarias de competencias a las entidades federadas) son más que suficientes para que el N-VA y el CD&V se avengan a pactar ya la reforma.

A pesar de todo este escenario, Di Rupo tendrá que continuar intentando llegar a algún tipo de acuerdo. El rey le ha exigido que no tire la toalla y el preformador ha decidido implicar a los sindicatos en las conversaciones, según explica RTBF. El objetivo, según la radiotelevisión belga, sería de sumar nuevos apoyos a la propuesta francófona para presionar así al ‘N-VA y el CD&V. Si no funciona, nadie puede descartar nuevas elecciones.

Más información:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s