Samaranch es la prueba

http://www2.reagrupament.cat/bcn-lescorts/2010/04/22/samaranch-es-la-prova-vicent-partal/

La muerte de Samaranch ha puesto el dedo en la llaga. En medio del debate sobre la Falange y Garzón, el falangista que llegó a ser cabeza del deporte internacional ha puesto las cosas en el lugar que exactamente ocupan. El ataúd recibirá todos los honores en el Palau de la Generalitat (vergüenza!) y la clase política que hizo la transición agachará la cabeza delante de suyo. ‘Atado y bien atado…’

Es inaudito. El país oficial se entregó ayer a la ceremonia de glorificar Samarach, con pasión y al viejo estilo: cerrando filas y escondiendo la verdad. Un recorrido por la mayoría de los diarios o por la mayoría de las webs de los partidos y de las instituciones era bien aleccionador . No es que en destacasen, más o menos, el paso por el olimpismo y la contribución a Barcelona 92. No. Aquello que hacían era diferente y grave: escondían tanto como podían su pasado franquista. Como si no hubiera existido. ¡Como si se hubiera olvidado aquel grito de ‘Samaranch fot el campo!entonado por los demócratas de todos los colores al final de su paso infausto por el Palau de la Generalitat, que él ocupó, en el sentido militar del término, como presidente de la Diputación. Como si no hubiesen existido sus negocios extraños. Como si no hubiera vestido nunca el uniforme del Movimiento.

Ayer leer la prensa internacional y compararla con la catalana y la española nos devolvía a los viejos tiempo que tanto añoraba Samaranch. Con la diferencia que ahora ni hace falta la institución de la censura. Donde aquí todo eran panegíricos, allí encontrábamos información. Que no escondía su importancia en el movimiento olímpico, pero que no ahorraba críticas, duras, por su pasado fascista, por la corrupción en que enterró el Comité Olímpico durante su mandato, por la su permisivdad con el dopaje o por la extravagancia y el autoritarismo que manifestaba.

Muchos de los que ayer echaban piropos a Samaranch, anteayer se exclamaban que la Falange pudiera llevar a juicio Garzón. Lo hacían con una capacidad de olvido selectivo monumental, porque hay que recordar que la Falange era precisamente el partido de Samaranch.

Ahora, este olvido selectivo no es inocente y tiene consecuencias. ¿Por una parte, deja sin legitimidad la oportunista campaña pro-Garzón (o es que diremos ahora que hay falangistas buenos y falangistas malos?) De otra, nos recuerda que el éxito y el poder pueden hacer bueno quien sea y que hay momentos que todo parece que tenga un precio. Finalmente, y ésta es la peor, nos pone de cara a la pura realidad: somos un país, todavía, impotente a la hora de superar el franquismo, incapaz. Y en el miedo reprimido y en la incomodidad ridícula de ayer era visible que eso es así también porque la clase política que tenemos proviene de la renuncia o de la incapacidad de derrotarlo y de la acomodación a unas reglas de juego marcadas y con trampa que treinta y cinco años después todavía prevalecen.

Anuncios

2 Respuestas a “Samaranch es la prueba

  1. Un altre molt bon article:
    Catalunya vetlla amb els màxims honors un dels darrers dirigents del franquisme
    La premsa internacional en destaca el passat franquista i la corrupció al CIO, mentre els polítics catalans elogien el seu pas per l’olimpisme internacional.
    http://www.vilaweb.cat/noticia/3718686/catalunya-vetlla-maxims-honors-darrers-dirigents-franquisme.html

  2. moltes gracies,Josep, aramateix llegire l’enllaç

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s